lunes, 19 de septiembre de 2016

Maternidades tardías.... ¿es bueno postergar?

Los factores que cuentan en esta tendencia mundial....y lo que conviene considerar.
Por Mariana Nirino para Revista Ser Padres Septiembre 2016






martes, 5 de abril de 2016

El ginecólogo que todas quieren

Que sea respetuoso, que sepa explicar, que esté actualizado, que tenga paciencia y cumpla el horario, ah y que tenga turno en menos de un mes... mejor si es mujer... pero otras prefieren varón !



En Revista Ser Padres de Abril

martes, 17 de noviembre de 2015

Veganos y Vegetarianos conectados... somos más

Hay temas que en la mesa no se hablan...


E l furor vegano ataca en la Argentina. Famosos de este país como Marcela Kloosterboer, Nicolás Pauls, Daisy May Queen y Gustavo Cordera son veganos. ¿De qué se trata esto? A grandes rasgos significa abstenerse del consumo o uso de productos de origen animal, relacionado con una actitud ética que rechaza la explotación, el sufrimiento y la muerte de otros seres sensibles.
El veganismo abarca diversas áreas de la vida cotidiana: implica alimentarse sin sustancias de origen animal –como la carne, los lácteos, huevos, e incluso miel–; no utilizar lanas, cueros, pieles ni ningún tipo de tejido de origen animal para vestimenta, calzado y accesorios; rechazar todo espectáculo en el que usen animales, desde un circo hasta una película en que se los trate como objeto para la distracción humana. Por último, los veganos no consumen productos que hayan sido testeados en animales, como ciertos cosméticos, y rechazan la compraventa de animales, promoviendo la adopción responsable.
Florencia tiene 26 años, vive en San Isidro, estudia Publicidad, es vegetariana desde los 15, y vegana hace un año y medio. Como activista independiente, creó hace un año en Facebook la página “Mundo Veg” con el objeto de servir de guía a aquellos que se inician en la aventura vegana, y hoy tiene más de 135.000 seguidores alrededor del mundo. Al principio, se juntaban de a cuatro o cinco en citas a ciegas, para hacer un picnic en los bosques de Palermo o en alguna plaza. Cuando el grupo fue creciendo, los picnics se reemplazaron por actividades mensuales solidaridas con los animales o de concientización.
Es difícil que Florencia compre algo en un kiosco, pero en situación de emergencia unas galletas de arroz la pueden sacar del apuro. A ella, como a todos los veganos, les resulta trabajoso tener que andar leyendo la letra chica de las etiquetas de los alimentos. Por eso, escribió un proyecto de ley sobre el etiquetado, juntó firmas y lo va a presentar el año próximo. Su objetivo es que, cuando corresponda, los productos lleven una insignia que anuncie “Sin ingredientes de origen animal”.
Lo que más le costó dejar es el queso de pizza, incluso más que la carne, pero aprendió a prepararse ella misma un queso vegetal con harina de mandioca. Hace unos días fue a un asado con amigos, y llevó varias hamburguesas de lentejas para asegurarse la cena. “Mis amigos también comieron y no quedó ni una”, cuenta.
A diario, los veganos deben asegurarse sus viandas, ser previsores en reuniones sociales, conocer los circuitos verdes de la ciudad, agruparse, y acostumbrarse a largos debates con el grupo omnívoro. A

Martín, en cambio, si tiene que cumplir con alguna reunión social, prefiere cenar antes y luego excusar que no tiene hambre, para evitar que lo acusen de loco, o tener que pasar un buen rato explicando su punto de vista. Él tiene 40 años, trabaja en la Legislatura porteña y desde hace un año y medio que es vegano.
Los veganos compran la mayor parte de sus víveres en el barrio chino de Belgrano, pero también en el mercado de Liniers, por Internet o en dietéticas. Van cada 15 días o semanalmente, según cuán cómodo les quede acceder. Algunos eligen cocinar, y otros prefieren encargar la comida. Alejandra Podestá, por ejemplo, tiene un pequeño emprendimiento de cocina vegetariana y vegana. Recibe los pedidos con dos días de anticipación, y entrega congeladas las viandas personalizadas o dietas semanales especiales elaboradas artesanalmente.
Sheila habita en un monoambiente en San Telmo, tiene 33 años, y vive con los dos gatos y el perro que rescató de la calle. Es licenciada en Administración de Empresas y trabaja en una compañía de sistemas. Para almorzar, prefiere llevarse su vianda, y si no compra en algún restaurant chino una bandeja por peso.
Vegetariana desde los 21 y vegana hace casi 3, al principio recuerda haberse sentido un poco sola con sus nuevos hábitos. “Por suerte las redes sociales nos ayudan a conectarnos”, analiza.
Paola es dueña de un almacén orgánico y natural en el barrio de Caballito, donde ataja a las madres que llegan desesperadas en búsqueda de información, porque de repente sus hijos adolescentes se hicieron veganos y no saben qué cocinarles. “Me cuentan que sus hijos llegan a no comer, que las maltratan y hasta las acusan de asesinas”.
El veganismo es aún muy joven en la Argentina y no hay datos estadísticos que revelen detalles, como sí hay en Alemania (donde este grupo alcanza el 0,1%) o Estados Unidos (el 3%), pero Sheila asegura que en los últimos 10 años ve muchas diferencias. Hay cada vez más ferias, como “Buenos Aires Market” o “Veg Fest”, y más lugares para comprar. “No digo que no extraño, que no huele rico y que no es sabroso, pero a mí me impresiona, y por eso en mi casa no cocino carne”, explica. Si ella va a comer afuera, para evitar llamar la atención sacando una vianda de la cartera, pide pizza sin queso, y les agrega cebolla o espinaca, y también fainá.
Horrorizada porque su jefe se va a vivir a Brasil y comentó en la oficina que se va a comprar un perro, ella no perdió el tiempo y tras recorrer los buscadores, le apuntó 8 sitios adonde adoptar un animal. “A veces no me ubico”, dice, pícara.
Joaquín vive en La Plata, tiene 24 años, estudia Ciencias Políticas y Diseño Industrial, y trabaja en el Ministerio de Educación de la Provincia de Buenos Aires. Pertenece a una agrupación llamada Movimiento Abolicionista, donde militan por la abolición de toda esclavitud. En el mundo vegano sostienen que hay más veganas que veganos. “El paradigma machista y las tradiciones argentinas refuerzan el concepto de que el asado es del hombre, y que aquel que no sabe hacer un asado, no es hombre”, explica Joaquín, y cuenta con orgullo que es el rey de la parrillada vegana. Se deja libre un día al mes para hacer las compras y cocinar 30 hamburguesas de lentejas, 30 chorizos vegetales, salchichas, mayonesas vegetales, y demás. “Al hacerlo yo mismo, reduzco en 80% los costos”, revela.
Eva vive en Almagro, tiene 33 años, y es bailaora de flamenco y bailarina de tango. Tiene un estudio de Pilates, es vegana desde hace un año y, como casi todos los veganos, antes fue vegetariana. “Buenos Aires, aunque no parezca, tiene mucha oferta gastronómica para veganos, y a muy buen precio”. Ella optó por una forma de veganismo llamada Raw Food o crudiveganismo, en la cual basa su alimentación en 70% crudo y 30% cocido. Siempre que puede, cuenta a sus amigos de qué se trata el veganismo, pero ya está acostumbrada a las burlas y que le digan que solo debe comer tomate y lechuga.

A diario, los veganos deben asegurarse sus viandas, ser previsores en reuniones sociales, conocer los circuitos verdes de la ciudad, agruparse, y acostumbrarse a largos debates con el grupo omnívoro. Así como se dice que en la mesa no se habla de política, de fútbol, ni de religión, quizás sea hora de incorporar al veganismo como nuevo ítem de la lista.

Fuente: Cielos Argentinos

martes, 20 de mayo de 2014

Las redes sociales son medios de comunicación en sí mismos

Tienen sus audiencias, sus códigos y modalidades de enunciación propios, y se diferencian de los medios de comunicación tradicionales por la democratización del mensaje. La Comuniación 2.0 es interactiva, no unidereccional. En ella convergen los prosumidores, es decir, quienes simultáneamente producimos y consumimos contenidos. Generamos y asimiliamos opiniones a través de una conexión en red, donde se pierde el autor, el dueño y la línea editorial que construimos entre todos. Bienvenida la era de las redes sociales!!

miércoles, 23 de abril de 2014

MEDITAR

Las respuestas que no encontramos en Google:

¿Quién soy? ¿Adónde voy? ¿Por qué a mí? ¿Para qué? ¿Qué hay más allá?

martes, 15 de abril de 2014

Mi perro se lastima la pata ... ¿serán las cervicales?


Para la Revista Buena Salud de Abril de 2014

Un trastorno frecuente en los perros se da cuando lamen o mordisquean de forma insistente la piel de una zona concreta (generalmente en las extremidades, en el rabo, y a veces en el área del muslo o ingles, en los flancos detrás de las costillas). La conducta es compulsiva hasta la autolesión, al punto de provocar úlceras en el tejido que con el tiempo se hacen crónicas, provocan hiperpigmentación e infecciones secundarias.

 Algunas razas de perro como labrador y golden retiever, fox terrier, doberman, ovejero alemán, gran danés, mastín, setter son más proclives a estas psicodermatosis. En gatos, el siamés las razas de carácter más nervioso o excitable.

¿Por qué se producen?
En la gran mayoría de los casos, la presencia de una lesión en la piel causada por una enfermedad preexistente que no está completamente bajo control o que está pasando por un período de reagudización (aumento de los signos clínicos), puede hacer que un animal con características temperamentales (ansiedad, obsesión-compulsión, etc.) especialmente predispuestas, por su bajo umbral para el dolor, tengan una tendencia a perpetuar la lesión lamiéndola o mordisqueándola.

 Comparado con lo que nos pasa a los seres humanos en situaciones similares, podemos deducir que nuestro perro sufre lo que se denomina parestesia o sensación extraña (hormigueo, quemazón, frío, pellizco, cosquillas, ardor, picazón, etc.). En muchos casos, la lesión deriva en una infección que llega hasta el hueso, causando una respuesta inflamatoria ósea que es difícil de curar.

Entre las diversas enfermedades que pueden subyacer a la conducta automutilante figura una variedad de trastornos de la piel (dermatitis crónicas, alergias) pero también hipotiroidismo, alergias alimentarias, todas patologías que evolucionan lentamente y a veces son de complejo control. En otros casos, el disparador es dolor o sensaciones extrañas que incitan al animal a buscar alivio lamiéndose o mordiéndose. La causa en estos casos puede estar en lesiones de tipo traumatológicas (artritis, artrosis, patologías discales, fracturas mal consolidadas), síndromes urinarios, o neuropatías periféricas que muchas veces están subdiagnosticadas como la compresión de las raíces nerviosas o del plexo cervical y lumbosacro, y afectan la inervación de los miembros.

El diagnóstico
El diagnóstico de la causa primaria del granuloma o dermatitis por lamido puede ser difícil debido a la multiplicidad de factores y de etiologías posibles. Un diagnóstico desacertado resulta en un tratamiento ineficiente que no solo demorará la cura, incluso puede agravar el cuadro. Entre los aspectos a evaluar en la salud de un animal con psicodermatitis se deben contemplar su salud ósea, hormonal, el control de parásitos y de alergias, el nivel de estrés.

Los tratamientos
El tratamiento siempre debe ser múltiple, es decir, abordar la causa primaria, la lesión dermatológica, traumatológica y neurológica y el aspecto conductual. Para este último, se indica actividad física y ejercicios de relajación y concentración, aumentando el tiempo de esparcimiento y disminuyendo el tiempo que el animal pasa solo. También se indica tratamiento del dolor y recuperación muscular mediante fisioterapia. Los tratamientos suelen ser largos y requieren de un compromiso firme por parte de la familia y del profesional a cargo.

ASESORAMIENTO:
Dra Médica Veterinaria Maria Virginia Mella
ESPECIALIDAD  Terapia Física
MATRICULA 6929

Recetas fáciles, ricas y sin crueldad


Salteadito de arvejas frescas, rodajas de tofu y salchicha de soja, champiñones.
Condimentado con salsa de soja, mostaza, coriandro.

lunes, 29 de julio de 2013

Ekeko porteño, te fumo por un sueño



 SOBRE BRUMAS DE BAJA TE CONVIDO ESTE PUCHO

 COMO UN AMIGO INVISIBLE QUE ME ACOMPAÑA
EKEKO PORTEÑO COMPARTAMOS PITADAS QUE SE ACERCA LA NOCHE Y AUN NO HAY QUIEN ME RESCATE DE LA GILADA

sábado, 1 de junio de 2013

Las Naciones Unidas piden que se reduzca el consumo de carne ya que la producción ganadera atenta contra la salud del planeta

Las Naciones Unidas piden que se reduzca el consumo de carne ya que la producción ganadera atenta contra la salud del planeta
por ANSA - 17/02/2013 - 12:02
 
La población mundial debe consumir menos carne vacuna para reducir los efectos de la polución, causados por nutrientes como el nitrógeno, concluyó un reporte del Programa de Medio Ambiente para Naciones Unidas (UNEP, por su sigla en inglés).
De acuerdo con el informe, elaborado por 50 expertos de 14 países, el nitrógeno y otros fertilizantes minerales son claves para alimentar a la población mundial, pero el gran aumento de los mismos está generando altos niveles de polución en la tierra, el agua y el aire, que dañan la salud humana, los océanos y la vida silvestre, y en gran medida contribuyen al cambio climático.  
Se espera que el uso de esos minerales aumente en hasta un 50% en los próximos años, causando más polución y daños a los hábitat naturales, como también más gases de invernadero en la atmósfera.
Al mejorar en 20% para 2020 la eficiencia del uso de los nutrientes, se podría reducir el uso anual de nitrógeno y ahorrarle al planeta al menos 200.000 millones de dólares al año, tanto por una reducción en el uso de fertilizantes como en los costos por daños a la salud humana y el medio ambiente.
Una de las principales fuentes de polución de minerales es la agricultura. 
Cerca de 80% del nitrógeno y fósforo utilizado en la agricultura es consumido por ganado, en lugar de por humanos, y cerca del 70% de la tierra arable mundial es utilizada para producir carne y leche para consumo humano.
Al reducir la cantidad de carne que se consume en el mundo, la población podría ayudar en gran medida a reducir la polución en el planeta.
El reporte, que estuvo a cargo del profesor Mark Sutton, del Centro para la Ecología e Hidrología del Reino Unido, indicó que muchos consideran que se necesita nitrógeno para alimentar a los humanos, "pero lo cierto es que se necesita nitrógeno para alimentar a nuestra alta población de ganado".
Los expertos no pidieron a la población que se haga vegetariana, sino que reduzca la cantidad de carne vacuna que consume, por ejemplo, pidiendo porciones más pequeñas en restaurantes y malgastando menos. 
"El sudeste de Asia, China e India están corriendo una carrera para alcanzarnos en los niveles de consumo en Occidente. Las opciones que tomamos en Europa influencian las aspiraciones culturales de muchos lugares", agregó.
Según Sutton, una solución al problema sería volverse "demitariano", que implica reducir la cantidad de carne consumida semanalmente. 
"Esto no sólo beneficiaría a la salud humana, como demuestran las estadísticas europeas, sino también ayudaría a la salud del planeta", agregó el experto británico.
De acuerdo con el informe de la ONU, los europeos consumen, en promedio por día, 70% más de proteínas de las que necesitan. 
Fallas sistemáticas a la hora de reducir la polución llevarán a crecientes problemas en el mundo, como el "bloom" de algas causado por demasiados nutrientes en las tierras agrícolas, o las llamadas zonas de muerte en océanos, sin peces ni vida marina.

sábado, 27 de abril de 2013

sábado, 23 de febrero de 2013

CROWDFUNDING Y PODER CIUDADANO


Crowdfunding Ecológico: ¿El nuevo control ciudadano? - 10/04/2012

Para   www.tumecenas.com

El gobierno ecuatoriano quería explotar un yacimiento petrolífero bajo el Parque Nacional Yasuní, con la consecuente destrucción de selva y emisiones de dióxido de carbono. Pero ciudadanos de todo el mundo dijeron que No,  a través del crowdfunding, empresas, instituciones y particulares aportaron fondos para preservar el ecosistema.
Fueron grupos de presión ambientales que propusieron la ‘iniciativa Yasuní-ITT’ en el 2007, y el gobierno ecuatoriano rápidamente adoptó el plan. Rafael Correa, presidente de Ecuador, le hizo una oferta al resto del mundo. Debajo del Parque Nacional Yasuní, una de las áreas con mayor biodiversidad del planeta, yacen 846 millones de barriles de petróleo valuados en 7.200 millones de dólares. Si entre todos los países se podía proveer la mitad de esa suma, el petróleo quedaría allí y la selva sobre él permanecería intacta.
Aunque el financiamiento colectivo se mueve generalmente con pequeños proyectos, una buena causa ambiental dio lugar a grandes inversiones. Para enero de 2012,  crowdfunding Yasuní llegaba a la suma de 100 millones de dólares.  En la financiación colectiva  participaron desde individuos anónimos y figuras públicas hasta países, pasando por fundaciones, gobiernos regionales de todo el mundo y empresas, con aportaciones de cantidades muy distintas que al final resultaron en una cifra suficiente como para detener, al menos por el momento, la destrucción del bosque.
La meta actual es recaudar la totalidad de los 3.600 millones de dólares para el 2024. Los fondos están en fideicomiso bajo las alas del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo y se dedicarán a estimular un cambio de matriz energética en Ecuador hacia fuentes renovables, entre otros programas de protección ambiental y educación social.
El gobierno ecuatoriano no podrá cambiar de idea sin consecuencias. Existen garantías para los aportantes. La máxima, cada donación por arriba de $50.000 da derecho a un certificado de garantía emitido por el gobierno, de modo que si las autoridades ecuatorianas decidieran explotar el petróleo de Yasuní, deberán devolver las contribuciones.
Aunque es cierto que la decisión de no perforar tiene un valor financiero que a largo plazo puede sobrepasar los beneficios de la explotación petrolera, el experimento ha dejado claro que son las pequeñas contribuciones las que validan la hipótesis inicial del proyecto: hay una comunidad internacional que valora los recursos naturales lo suficiente como para pagar por su conservación.

Link al artículo original: http://www.tumecenas.com/blog/crowdfunding-ecologico-el-nuevo-control-ciudadano